jueves, 13 de mayo de 2010

Si, sin mi consentimiento.

Sí, estoy embarcada en esta vida, sin que ella me pidiera mi aprobación.

6 comentarios:

María dijo...

Cierto, pero en cuanto te canses del deber o regalo impuesto, siempre puedes abandonar.

MTeresa dijo...

Vivir
un deber
un derecho
y una obligación.

Verónica (peke) dijo...

Y has pactado las clasuplas?????

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

Delgaducho dijo...

Pues no te queda nada mas que salir a cubierta y atisbar el horizonte, a ver a donde te lleva, eso si, toma pastillas para el mareo.

Blanca dijo...

A veces la vida es pesada pero es lo mejor que tenemos porque es lo único.

Y siempre hay días como decía Benedewtti que te tira piedritas a la ventana.

Besos.

Carlos Ignacio dijo...

Es verdad, estamos aqui sin nuestro permiso, pero la "putada" es que se nos ha traido con eso que se llama el instinto de conservación, que nos obliga a seguir, nos guste o no, y el suicidio no es una opción, es una locura.

Besos