domingo, 27 de junio de 2010

¿Lloras?.

El muro le impedía acercarse al consuelo que aquellas lágrimas solicitas pedían. Y presta, abrió la puerta, camino con pasos acelerados por el pasillo, y entró en la habitación que ahora estaba silenciosa y miró la cara, ahora serena, cuya única huella era dos pequeños ríos enegrecidos por el rimel.


- ¿Cómo estas?.

- Bien.

- ¿Llorás? ¿Por qué?.

- Nada, mi cuerpo necesitaba desalojar la tristeza que llevaba dentro.

- ¿Estar mejor?.

- Si, ahora me siento bien.

jueves, 24 de junio de 2010

Ejercicios literarios.

Enfundo su mala leche en el cinto de su cintura, respiró por encima de la nube de humo del local, y con la destreza de su mano diestra, alcanzó la cerveza, fresca y espumosa que yacía sobre la barra, sopló fuerte, y la espuma voló y cayo como copos de nieve sobre la blusa de él. 

Sólo pudo decirle un lo siento, y él sólo supo decirle, no importa. 


Aquello electrizó hasta el último poro de su piel reseca, contuvo un me llamo......y él siguió andando por la barra del bar envuelto en su indiferencia. 

sábado, 19 de junio de 2010

Libertad de pensamiento.

Recuerdos desde mi habitación:
Cruce la puerta custodiada por el guardián de mis pensamientos, él que todo me lo censura, y la cerré. Ahora es el momento de dejar el libre albedrío que corra por el mundo de los sueños.

Una hora mas contigo

Cumplida la edad que no quiere tener, volvío a sentir el amor cruzando su cuerpo e instalándose en lo mas profundo de su ser. 
Lo que en otro tiempo fue un suplicio el día a dia, el abrir el pastillero maldito, ahora era su deseo mas ferviente, ver como la mañana cruzaba su habitanción oscura, el vaso de agua y tomar la medicación que le permitía seguir una hora mas con ella.

viernes, 18 de junio de 2010

Morir

Sí, ya sé que moriré, mi ausencia quedará borrada en la memoria, y sólo quedará el polvo de mi materia muerta.

jueves, 10 de junio de 2010

Maleta

Lleno su maleta de reproches, de dolor, de envídia, la cerró y ahora vaga por el mundo con el sabor amargo del desconcierto sin una mano que le alíviar el peso.