lunes, 20 de diciembre de 2010

Por un puñado de euros.

Quiso acudir al programa: la verdad de su vida. Acompañada con su familia allegada, ilusionda, pensaba que su verdad no era maligna. El goteo de las preguntas empezó con ilusión, y cada vez que avanzaba comprobó que su verdad dañaba,  pero su ambición le hizo continuar hasta el final. 
La vuelta a su hogar, descubrió que ya no tenía lo que mas apreciaba, el cariño de los demás.

5 comentarios:

María dijo...

Pues sí. Parece mentira que no se den cuenta.

Un beso. Cuánto tiempo.

neko dijo...

Qué no se hace por dinero.... y de qué no te arrepientes cuando ya lo tienes y ves que te falta el resto.

Alejandro Kreiner dijo...

El dinero no lo es todo en la vida.

Feliz Navidad.

Blanca dijo...

Feliz navidad
Un abrazo muy grande

PiLaR mArTiNeZ dijo...

vivía en un engaño y hacía que su familia viviese engañada... hay algo peor que la mentira??
Me encanto tu blog? felicidades.

Un besin