jueves, 17 de febrero de 2011

Vida

Nacío sin confirmar, crecio sin objetivo y murío sin esperanza

2 comentarios:

María dijo...

No hay nada peor que perder la esperanza

neko dijo...

al fin y al cabo el perder la esperanza es una forma de muerte