martes, 26 de enero de 2010

Niño de Ojos tristes

Quedó grabado en su mente aquel cuadro del  niño de ojos tristes presente en el pasillo. Aquellos ojos que le inundaba de miedo y le impedía estar en la casa cuando estaba sola.
Ahora, cuando el tiempo deja las cosas en su sitio, su imagen ha perdido la fuerza y aquellos ojos ahora se le antoja enfermos y llenos de ternura.

4 comentarios:

Delgaducho dijo...

De pequeños cuando aún no entendemos muchas cosas ese tipo de miradas, de imagenes nos dan miedo, luego cuando alcanzamos a comprender lo que nos muestran lo vemos de forma distinta

María dijo...

El tiempo nos cambia tanto, todo. Sus ojos, sus ojos también han cambiado.
Una mirada llena de cariño. Besos!

Ángeles Hernández dijo...

La mirada de esos ojos te asustaba cuando no sabías leer ni en ellos ni en ti misma.
Hoy que te quieres y te conoces, los ojos amenazantes , se te antojan tristes.

MTeresa dijo...

Debe de ser cosa e la edad
que nos da seguridad,
un saludo