viernes, 8 de enero de 2010

Palabra

Hipnotizada por la palabra,
 sufría de desengaños.
Nadie le había dicho que la palabra hay que acompañarla con la mirada.

2 comentarios:

Delgaducho dijo...

Asi es, solo unos ojos que te miran, trasparentes pueden dar valor a la palabra.

una más... dijo...

Hablas de mi?
Hipnotizada, calada y hasta asesinada por las palabras.. nadie me avisó..
Besito.