domingo, 28 de febrero de 2010

Sinceridad

Me da miedo la sinceridad.


- ¿Te ha gustado?.- Le miras gustoso esperando una respuesta favorable a tu pregunta indiscreta.
- Sí  - Le responde sin convicción.


Y piensas que miente, que no se atreve a decirte la verdad. Sabes que debería haber dicho:


-No, has estado francamente mal.

Pero aunque no lo ha dicho, sabes que ha mentido. 


6 comentarios:

María dijo...

Otra vez el dilema, decir la verdad aunque duela, o acallarla con una mentira piadosa? Si se trata de honestidad... pero si se trata de felicidad...

Verónica (peke) dijo...

Prefiero a las personas que van de frente y son sinceras (aunque a veces duela)...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

Delgaducho dijo...

Se puede ser sincero respondiendo a cualquier otra pregunta pero a esta... esta es la pregunta de las preguntas y la verdad si no es lo que se quiere escuchar puede provocar un cataclismo

Como te lo digo dijo...

Siempre mejor de frente, pero a veces la no sinceridad se permite, sobre todo cuando es para evitar dañar a alguien no?

Besooooooos

txusman dijo...

eso por preguntar...

Blanca dijo...

No se debe preguntar cuando hay peligro de que la respuesta duela.
Tampoco se deben preguntar ciertas cosas poe el simple motivo de no poner a la otra persona en un compromiso,


Besos
Blanca