lunes, 30 de agosto de 2010

Cuando azafata se transformá en auxiliar de vuelo.

Era la primera vez que el avión le llevaba a otros lugares. Era la primera vez que le explicaban que tenía que hacer en caso de accidente o caida libre.

Aquel chico, tiraba de la hebillas, señalaba los pasillos, soplaba el salvavidas y todo al son de las instrucciones que aun sonaba en inglés.
Una vez concluido y realizado el despegue, llamó y velozmente le salío el chico gesticulador de lo irremediable:

- Por favor azafata, me puede traer agua - con la boca seca del miedo que provoca, subir al cielo con aquel medio de transporte y con 215 pasajeros mas. Para ella era el misterio mas grande que existía sobre la tierra.

- Disculpe señora, yo soy auxiliar de vuelo.
- Y ¿ella?,- señaló a su compañera.
- Ella, si es azafata.
- Y ¿quién me puede traer el vaso del agua?. la azafata o el auxiliar de vuelo.
- Ambos, hacemos lo mismo con distinto nombre.


Nunca comprenderé por qué se produce tanta  controversia cuando queremos que los médicos también se puedan llamar médicas, los arquitectos también se puedan llamar arquitectas...... siempre que esas mismas funciones lo hagan las mujeres.

1 comentario:

Solindonga dijo...

Siempre he pensado que el castellano es algo machista, lingüísticamente hablando. Yo siempre digo "médica" si es mujer, y aún no entiendo qué es lo que les resulta extraño.