lunes, 30 de agosto de 2010

Miradas

La hipermetropia de sus sentimientos atrofíaba la felicidad de su vida

1 comentario:

María dijo...

Siempre puede uno ponerse las gafas de la realidad. Las cosas se ven con otros ojos.