sábado, 14 de noviembre de 2009

Amor

- El amor tiene fecha de caducidad- le dice mirándole a los ojos.
- Si, a veces - le responde, recordando aún su pequeño amor secreto.
- No, sin a  veces, sino siempre.

Se fue celoso de su secreto y sabedor de lo perecedero.

7 comentarios:

emilio dijo...

No borré ningún post tuyo, no saldría por lo que fuera...
No me gustan los malos rollos, esto es solo un entretenimiento más para mí, pero lo primero es mi familia.

En cuanto a tu entrada, el Amor, con mayúsculas, espero que no tenga fecha de caducidad, tengo casos muy cercanos. Es sólo cuestión de una vez cultivado, regarlo todos los días, mimarlo, hablar todos los días con respeto y cariño y no olvidarse nunca, nunca, nunca de lo que te merece la pena estar a su lado.

Un saludo.

una más... dijo...

Esos secretos amargos que al mismo tiempo saben a miel.
Me ha gustado esto.
Ha dibujado una sonrisa pícara en mi cara.
Saludos.

María dijo...

Sabedor y equivocado.

PD: Mmm.. a ver, a ver... Hay muchas cosas que el ser humano imagina y no son la realidad. Sino, pobrecillos duendes, unicornios y demás seres mágicos! :)

Reflexiones de Emibel dijo...

Hay amores perecederos, desde luego ,pero creo que el amor no lo es, existe diferentes clases de amor: amor a los padres, amor fraternal, amor a la pareja, a los hijos, a los animales; en fín a la vida en sí.
Buenas noches

Anónimo dijo...

Lo primero que habría que dejar claro es el significado que le damos a la palbra " amor"

Creo que al que se refiere Reflejos , si, es perecedero y traidor y mentiroso.

Es lo que hay, somos así y está bien porque de otra forma no habría cuerpo que lo resistiera; demasiado fuerte,
Estaríamos continuamente en un estado de imbecilidad total.

Anónimo dijo...

Soy Blanca, la anónima de arriba, no sale mi cuenta. Demasiado temprano para ella.
Besos.

PiLaR mArTiNeZ dijo...

Ese tipo de amor si que es perecedero...Creo que ese amor del que hablas es una espiral, un ciclo...ese ciclo puede durar más o menos pero se termina y comienza uno de nuevo...Yo no lo entendía hasta que me ví inmersa en ello..
Un besito