domingo, 8 de noviembre de 2009

Buena no gracias.

Estaba cansada de ser la buena, la que al fin y al cabo se le tomaba a pitorreo, así que se vistió de negro, cogió su mala leche, que tenía y se fue a vencer batallas que ya tenía perdidas.

9 comentarios:

emilio dijo...

Hay batallas que si se sabe que se tienen perdidas, es mejor no emprenderlas..., la mala leche se guarda para la vida real, es lo que realmente importa.
Cuando una ventana se cierra, se cierra. No por aporrear más fuerte la abren, si al otro lado no quieren.
Fácil de entender, ¿verdad?.

Saludos.

Mist dijo...

Pues espero y deseo que le sentara de maravilla. Al fin y al cabo, si supiéramos de antemano el resultado de la batalla, jamás lucharíamos por nada.
Y cuando una ventana se cierra siempre quedan puertas por abrir.
Además, el negro es muy elegante. ;)

Blanca dijo...

Se pintó los labios y agarró el bolso como si fuese un arma arrojadiza...

La puta ventana no sé si se abrirá pero , juro por dios que a ya no me dais más con las puertas en las narices, esta vez soy yo quien las va a ir cerrando..


xd

Besos.

Reflexiones de Emibel dijo...

La maldad es sólo el fruto de la inseguridad de las personas.
Seguiré yendo por la vida como hasta ahora, segura y con la bondad por delante, bien vestida de negro ó de blanco.
Tan sólo hay que saber qué lugar ocupa cada uno y actuar en consecuencia.
Saludos

PiLaR mArTiNeZ dijo...

Yo también estoy cansada de ser buena la verdad....Así me va, si os contase fliparíais...Pero bueno creo que a partir de ahora voy a ser un poco más mala...
A los malos casi siempre les va biennnnn!!!!

Delgaducho dijo...

Atacando al enemigo por sorpresa, que celebraba orgulloso y confiado su aparente victoria...

Como te lo digo dijo...

Yo había oido eso de que la buenas van al cielo y las malas a todas partes.. van donde ellas quieren. Ese argumento es de peso eh? ajaja, aunque creo que no sabría ser mala, lo que se dice mala. Igual somos buenas tontas, que no aprendemos.

Un abrazo amigaaaaaaaaaaaaaa

Le Mosquito dijo...

Entonces... ¡además de buena era tonta!
Será el cansancio, más que la tontería, la que la lleve a emprender empresas fallidas.

Como te lo digo dijo...

Bueno ya que tu no me regañas yo tampoco lo hago.. ajaja

Un besote