miércoles, 11 de noviembre de 2009

El señor del traje.

Desconfiaba de los señores de traje. Y aquel día, que tuvo que ir a firmar la hipoteca que hipotecaba parte de su vida. Lo que menos le gusto, fue firmarla delante de señor de traje. Aquello sabía que le traería malas consecuencias.

2 comentarios:

Una soñadora más... dijo...

Y si lo sabía, ¿porqué lo hizo?

Reflexiones de Emibel dijo...

Yo soy desconfiada con algunas personas, lleven traje ó no; suelo ser bastante intuitiva y no fallar cuando veo ó siento algo que escapa de la normalidad.
Buenas noches