lunes, 6 de septiembre de 2010

Miénteme.

Su cara no le mentía era su corazón el que le engañaba.

2 comentarios:

neko dijo...

Cruel engaño...

Alejandro Kreiner dijo...

La cara es el espejo del alma, no del corazón...

Saludos.